FanFics: La web de fan fics en español

La web de fan fics en español
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Camino Fantasmal [One-shot]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Pingüino-BF
n00b
n00b
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 7
Edad : 25
Localización : Sur
Empleo /Ocio : Estudiante/Escribir
Fecha de inscripción : 27/07/2008

MensajeTema: Camino Fantasmal [One-shot]   Dom Jul 27, 2008 11:48 pm

Título: Camino Fantasmal
Categoría: Suspenso - Sobrenatural
Recomendado: +16
Personaje Principal: Alexis Kirbot

Cometario del Autor: Hola a todos. Éste es un relato que escribí hace bastante tiempo ya, pero que sigue siendo uno de mis mejores trabajos y de los que más me enorgullezco. Ya lo publiqué en otra Web, por lo que éstaes la segunda en donde la cuelgo, para que los demás usuarios que no meconocen conozcan un poco mi estilo ^^. Sin más que decirles, espero que lo disfruten:



Camino Fantasmal


Unos suaves y frágiles copos de nieve caían sobre las calles, apenas iluminadas por los escasos destellos de luz, emitidos por los pocos faroles que adornaban las esquinas. El frío era tan intenso que mi aliento formaba una densa nube de vapor al exhalarlo. El abrigo que llevaba puesto apenas detenía la barrera de aire helado, que acariciaba cada centímetro de mi piel.

Alcé mi vista para mirar el sucio y lúgubre edificio (de al menos diez pisos) que se alzaba frente a mí, como intentando distinguir alguna extravagancia en la terraza que apenas se alcanzaba a discrepar en las alturas. Me sentía un poco tonto, pero el extraño mensaje que me enviaron me llevó hasta ese lugar que provocaba una sensación similar al miedo.
Había recibido una misteriosa carta anónima. La encontré al volver a mi casa (si es que se le podía llamar “casa” a mi miserable hogar), luego de realizar alguno de mis habituales trabajos sucios. La misteriosa y recóndita epístola, mal envuelta en un sobre, enunciaba:


“Debo platicar contigo, Alexis Kirbot. Crees que acabaste conmigo, pero no es así. No te preocupes, sólo quiero saber porqué lo hiciste.
Te estaré esperando en el edificio abandonado del barrio industrial.”



En la última línea de la esquela, mi emisor firmaba con un inquietante nombre: “Tu víctima”.
Eso me provocó mucho desasosiego. Me llevó a pensar que había echo mal alguno de mis encargos. Pero, con algo de confusión e incredulidad, me aseguraba una y otra vez que jamás fallé en ninguno de los asesinatos que cometí. Siempre me aseguré de que mis víctimas hubieran perecido totalmente. Sin embargo, mi “víctima” sabía mi nombre, el cual jamás le revelé a ninguno de mis mártires. Esa fue excusa suficiente para hallarme en aquella fría y desolada vereda, ante el edificio mencionado en el mensaje.

Miré el interior del edificio a través de los sucios y opacados vidrios de la puerta. Sólo se apreciaba un vano pasillo, más sucio que los pocos cristales que quedaban en las ventanas. Me quedé dudando un momento, hasta que conteniendo el aliento, giré el picaporte.

El fuerte olor a cloro y mugre que me recibió ahí dentro humedeció mis ojos e irritó mis vías respiratorias. Tosiendo y cubriendo mis fosas nasales y mis labios con un pañuelo húmedo, me adentré en el oscuro pasillo. La puerta se cerró detrás de mí; no podía asegurar si fue por alguna brisa o por algo extraordinario, pero no me importó. El despojado pasadizo parecía interminable, pero en lo más profundo de la lobreguez se podía apreciar una puerta.
Apresurado, recorrí el pasillo en unas cuantas zancadas. Al llegar a la puerta, estiré el brazo para tomar el picaporte, e instintivamente me atajé, dejando mi mano suspendida sobre el llavín.
Tan maquinalmente como el interrumpir de mi anterior acción, miré al suelo. Por debajo de la puerta se colaba una extraña luz blanca y espectral. A pesar de que eso parecía ser de lo más normal (la habitación continua podría estar iluminada), los pelos de mi nuca se erizaron. Mi inerte mano, por fin, apretó el picaporte para hacerlo girar. La puerta se abrió con un sonido rechinante. El corazón me dio un salto; la habitación estaba tan oscura como el pasillo que acababa de abandonar. De aquella misteriosa luz blanca, no había rastro alguno.
Perturbado, ingresé a la habitación, buscando algún vestigio de luz; pero esa edificación estaba llena de oscuridad.

Ésta vez cerré yo la puerta. Pero no di más que unos pocos pasos cuando sentí un punzante dolor en la planta de mi pie izquierdo. Quejándome y diciendo palabrotas en voz baja, levanté mi extremidad para mirar en la suela de mi andrajoso zapato. En él tenía incrustado un clavo, el cual estaba atravesando a su vez un trozo de papel…con un mensaje escrito.

“Sentid como corre la sangre.”


Así leí el mensaje que sin duda fue escrito por la persona que se hallaba esperándome, y efectivamente un hilo de sangre empezó a brotar de mi pie. No miento si les digo que no pude evitar soltar un gemido de miedo. El fuerte temperamento que caracterizaba mi ser me impulsó a eliminar los deseos de huir, y seguir adelante en ese tenebroso camino.
Avanzaba con mucha cautela, estirando los brazos como para evitar atropellar algún objeto, pero esa habitación parecía estar totalmente desvalijada. De todos modos no encontraba salida ni vuelta con aquella infinita oscuridad.
La oscuridad. Esa negrura no era normal; con los minutos que llevaba ahí dentro, caminando a tientas y sin rumbo, mi aguda vista debía haberse acostumbrado a las sombras. Pero nada se distinguía.

Un prolongado lapso después, mi pie lastimado chocó contra algo duro. A causa del dolor, tropecé sobre mis pasos y caí encima de una escalera. Escaleras. Ignorando la profunda tajadura que me hice en los labios, me incorporé y observé la escalinata. Los escalones de madera parecían estar a punto de sucumbir ante el menor peso, y la mugre y las telarañas eran dueñas de ellos.
Dudé un poco, y sin embargo, la curiosidad y los deseos de concluir pronto con la situación en la que me hallaba impulsaron a mi avance. Al tiempo que subía las escaleras, trataba de serenar mis nervios y de ignorar los fuertes y tensos latidos de mi corazón: ese lugar me gustaba cada vez menos.

Antes de llegar al piso superior, la luz blanca volvió a iluminarme. Algo estaba esperándome ahí arriba. Más presuroso, subí los escalones de dos en dos; sin embargo, y para mi gran decepción, esa extraña luminiscencia se había desvanecido. Al mismo tiempo, un intenso frío lisonjeó mi tez; un frío mucho más penetrante que el que hacía en el exterior.
En cuanto a la habitación, ésta era mucho más mugrosa que la anterior, pero a diferencia de la otra, ésta sí estaba iluminada, aunque pobremente, por una pequeña lámpara situada en una mesilla, el único mueble que se podía apreciar allí. Y arriba del tablerillo, otro mensaje mal envuelto en un sobre.
Rápidamente, desenvolví la carta, y en mi apuro por abrirla, me hice un corte en el dedo: dentro del sobre había una navaja. Y el mensaje decía:

“La frialdad de una navaja es cruel.”


“Esto ya es demasiado” pensé para mis adentros, mientras me sorbía la profunda herida de mi dedo. Miré la navaja; mi corazón y mis nervios volvieron a saltar de la sorpresa: el arma blanca era mía, que solía usar muy pocas veces para mis asesinatos. Para ser exacto, sólo trabajé dos veces con aquella arma.
Traté de recordar esos momentos, pero a mi mente acudían las imágenes de un hombre maduro, y luego la de una mujer joven, lo que provocaba mi confusión.
Pero decidí dejar de perder tiempo en mi mente; aún me faltaban un par de pisos por subir, y en lo alto de aquella edificación debía platicar con “mi víctima”. Guardé mi navaja en el bolsillo y, guiado por la misteriosa luz blanca que había vuelto a hacer presencia, llegué hasta otras escaleras, las cuales subí con mucha prisa.

Nuevamente sin encontrar el origen de la luminiscencia, ingresé a una habitación en penumbras, en cuyas paredes unos pequeños cuadros fosforescentes resaltaban en la negrura. Con fisgoneo, me acerqué a ellos. Eran fotos. Fotos de una hermosa y sonriente muchacha de veinte o diecinueve años, de tez blanca y unos magistrales cabellos rubios y largos. En sus brillosos ojos fuliginosos se reflejaban la alegría y felicidad de una persona que nunca había sufrido tristeza. Esos ojos negros me llamaron mucho la atención, y un inesperado recuerdo azotó mi mente.

Unos oscuros ojos miraban con terror al hombre del cuchillo.
-Por favor…por favor no… ¡NOOO!
La navaja culminó aquel indeseable encuentro.


Tan súbitamente como comenzó, el recuerdo acabó. Me quedé atónito y boquiabierto: ahora lo recordaba todo, pero… ¿Cómo pudo…?
Eché una ojeada al último cuadro, pero en él sólo había un texto:

“¿Me recuerdas?”


Para percatarme lo más pronto posible de eso, crucé la oscuridad y subí otra escalera, en cuyo piso exterior no había ni siquiera un mensaje. Para mi frustración e impaciencia, la siguiente escalera estaba rota y bloqueada por un gran trozo de mármol, y pegado al mármol otro mensaje:

“Estás cerca, sólo a un nivel más. El elevador ayudará”


El elevador. Miré a una de las paredes y vi la entrada de un ascensor abierta. Sin perder tiempo, me metí en él y apreté el botón que me elevaría al encuentro con la misteriosa chica a la que creía muerta. El ascenso parecía interminable, y cuanto más tiempo pasaba, más nervioso me ponía. Con un rechinante sonido, el elevador terminó su ascenso…y las puertas se abrieron.

El inmenso piso superior era totalmente diferente a los inferiores: sus blancas paredes estaban totalmente limpias, y las baldosas del suelo brillaban a la luz de la luna. La pared del frente estaba compuesta sólo por un inmenso cristal, que permitía una visión casi completa de la ciudad. Y mirando por la ventana, una joven chica de cabellos rubios disfrutaba de aquella fascinante vista. Volteó su bello rostro, y sus ojos se encontraron con los míos, provocándome un escalofrío. Habló con una voz que estremecía el alma:

-¿Porqué?

Me sorprendí; creí que iba a decir algo más. Yo, conmovido por su entristecida voz, respondí:

-Porque tu esposo no te amaba. Había encontrado otra mujer en su vida. Cansado de tus quejas y rabietas, me llamó un día, expresándome que quería borrarte del mapa. No pienses que lo hice por algo personal contra ti –mientras más hablaba yo, la pena y el arrepentimiento se acrecentaban en mí ser-. Pero, ¿hay alguna forma de remediar esto?

Los ojos negros me miraron con clemencia.

-Ve a vengar mi muerte. Tú no eres el verdadero asesino, mi esposo lo es –terminado de decir esto, la joven se desvaneció en una nube de luz blanca y espectral…la misma que me
guió en la oscuridad.

Yo me quedé mirando un momento el lugar donde había desaparecido. Luego de dar un fuerte suspiro, empuñé mi navaja y me retiré del edificio, para realizar mi último asesinato. Después buscaría un trabajo más limpio.

******************************************************************

Espero que le haya gustado. Espero sus opiniones ^^.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
KoKoro-chan
Admin
Admin
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 28
Edad : 23
Localización : En psicotilandia, •w•
Empleo /Ocio : escribir y matar =)
Fecha de inscripción : 26/07/2008

MensajeTema: Re: Camino Fantasmal [One-shot]   Dom Jul 27, 2008 11:56 pm

Ñiaaaaaaa!!!
Tio pingüino! ^0^
AL final lo subiste ^^, me alegro mucho de que pusieras tus exelentes obras acá ^^

La verdad, ya tienes mi opinión acerca del one-shot, así que... Espero que cuelgues otra muy pronto, y me alegro también por contar con un exelente escritor como lo sos vos Very Happy

Te quiero ^3^

Like a Star @ heaven KoKoro-chan Like a Star @ heaven
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://fanfics.activoforo.com
Sakuraky
Experimentado
Experimentado
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 58
Edad : 26
Empleo /Ocio : Crítica literaria
Fecha de inscripción : 27/07/2008

MensajeTema: Re: Camino Fantasmal [One-shot]   Lun Jul 28, 2008 3:20 pm

¡Hola, Pingüi! ^^

Perdona que no leyera tu historia en NS, pero es que me daba muchísima pereza con la lentitud de mi conexión. Ahora que tengo Wifi y puedo estar tranquila con Internet, lo leo y te comento. Perdona si te lo critico, ¿vale?

Tú ya sabes cómo soy ^^u.

Lo primero es que me encanta cómo has comenzado, dando como un toque de suavidad al relato. Empieza tranquilo, melancólico... Sin embargo, ahí va un consejito.

En esta frase:

Unos suaves y frágiles copos de nieve caían sobre las calles, apenas iluminadas por los escasos destellos de luz, emitidos por los pocos faroles que adornaban las esquinas.

"Apenas iluminadas... Escasos destellos de luz... Pocos faroles..."

Está bien que quieras dar sensación de una luz muy suave, casi imperceptible, difuminada, pero no me acaba de gustar (a mí) esa repetición para hacer hincapié en la "poca" que hay, no sé si me explico ^^u.

Otra cosa es que dices continuamente "mi abrigo, mi aliento, ante mí, mi sensación, mi...". No pongas tanto énfasis en decir que eres tú (no tú, claro, tu personaje xD), porque si no el hecho de que esté escrito en primera persona se hace pesado.

Un errorcillo sin más:

(la habitación continua podría estar iluminada)

Creo que querías decir "la habitación contigua podría estar iluminada).

Madre mía... ¡Qué tiquismiquis estoy hoy! xD

Por lo demás me ha encantado. Lo que más me gusta es cómo va añadiendo interés a la historia. En un principio no llama mucho, luego vas leyendo y te enganchas totalmente, y en el momento en que el asesino se encuentra con la chica me estaba latiendo el corazón a cien por hora.

No me ha gustado un detalle, y es cuando dices que el asesino recuerda "a un hombre maduro y a una mujer joven", porque de esa forma el lector ya, por eliminación, va decidiendo quién es el afectado. A mí me habría gustado más si hubieras omitido ese comentario, porque así me habría seguido preguntando "¿cómo será la víctima? ¿Quién será?" en lugar de cortarme la imaginación de esa forma ^^u.

¡Pero es genial! No había leído nada tuyo y la verdad, entiendo que consideres éste uno de tus mejores trabajos ^^. Es estupendo, Pingüi ^^.

¡Cuídate!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Camino Fantasmal [One-shot]   

Volver arriba Ir abajo
 
Camino Fantasmal [One-shot]
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Mi camino hacia ti
» Camino floral
» Agradezco, Haberte Econtrado En Mi Camino
» el camino de las animas
» Camino al "pueblo fantasma"

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
FanFics: La web de fan fics en español :: FanFics :: FanFics de historia libre-
Cambiar a: